29729351520_a05633df3c

La política educativa internacional refuerza el hecho de que cada niño tiene características únicas y un derecho fundamental a la educación (UNESCO, 1994). Los niños y adolescentes con una condición del espectro autista representan alrededor del 1% de la población escolar en el Reino Unido y es importante para abordar el grado en que las escuelas están cumpliendo con las necesidades de esta población, dado el aumento en el número de niños con autismo que asisten a estas escuelas.

Mejorar los resultados de este grupo de estudiantes es un asunto complejo y difícil, ya que no hay un programa único que pueda satisfacer las necesidades de todos los estudiantes con autismo. Los niños con TEA a menudo experimentan una mayor soledad y niveles más bajos de satisfacción con sus amistades, sufren un mayor rechazo y tienen redes sociales más limitadas. Son al menos tres veces más propensos a ser intimidados y tienen niveles más bajos de autoestima.

La investigación sugiere que el autoestima se vuelve más alineado con la aprobación y aceptación de pares en la adolescencia y que la calidad de una estrecha amistad parece ser un factor importante en esto. Los estudios de esta naturaleza han llevado a algunos investigadores a centrarse en promover la aceptación y el entendimiento entre los estudiantes con autismo y los que no, argumentando que: “el mayor uso de estrategias mediadas por pares basadas en la evidencia para apoyar la integración social y el aprendizaje a través de ambos tipos de colocación puede ser una dirección valiosa para el desarrollo futuro “.

La literatura sobre los enfoques basados ​​en pares para alumnos con autismo es limitada y se ha centrado principalmente en los niños en edad escolar primaria. Sin embargo, no hay pruebas que demuestran que la sensibilización de pares y la comprensión sobre el autismo hayan tenido un impacto positivo en los resultados de la inclusión social.

La evidencia entre la población escolar general es más extensa. El apoyo entre iguales es un término general usado para describir una variedad de enfoques diferentes y se ha definido como “programas escolares que entrenan y utilizan a los mismos estudiantes para ayudar a otros a aprender y desarrollarse emocional, social o académicamente”. Las formas comunes incluyen asesoramiento, mediación y entablar amistades. La tutoría en particular, ha llevado a mejorar las habilidades sociales y de comunicación y sensibilización sobre las cuestiones que afectan a la salud emocional, como la presión del examen y la intimidación.

Se armaron grupos mentores de cuatro estudiantes de la misma clase, incluyendo uno con autismo. Los mentores asistieron a una clase introductoria en la que se les explicó su rol y el foco del programa. Después se mantuvieron clases cada 15 días con un coordinador en las que se discutían los problemas (bullying, amistad, intereses, tareas) y soluciones posibles que planteaban los estudiantes y se ayudaba a los estudiantes mentores a desarrollar confidencia y habilidad para actuar como apoyo para sus pares.

Este estudio utilizó métodos cualitativos y cuantitativos para investigar el impacto de un nuevo programa de tutoría entre pares en las escuelas secundarias. Varios hallazgos clave surgieron del estudio. En primer lugar, hubo un impacto positivo en los niveles de autoestima, disminución de los niveles de la intimidación y el aumento de la satisfacción social para los estudiantes con autismo que participaron en el programa como mentores. En segundo lugar, ser un mentor tuvo un impacto positivo en el sentido de ser incluido en la vida escolar de los estudiantes. En tercer lugar, la probabilidad de que los estudiantes vieran a sus pares como una fuente potencial de apoyo se incrementó por ser un mentor. Por último, ser un mentor de pares aumentó la probabilidad de que los estudiantes con autismo reconocieran que podían ser una fuente de apoyo para sus compañeros.

Las entrevistas semiestructuradas mostraron que el apoyo social recíproco experimentado por los estudiantes con autismo tenían un impacto positivo en su bienestar, como lo muestran los mayores niveles de autoestima, disminución de los niveles de la intimidación y la calidad de las amistades. Esto apoya las conclusiones de estudios previos que consideran el apoyo social de los compañeros como un factor importante para ayudar a aumentar la resiliencia de los estudiantes con autismo. Del mismo modo, la cooperación entre los compañeros es vista como algo importante tanto en la aceptación como en el rechazo social de los niños con autismo.

El programa de tutoría entre pares puede ser visto como un medio para permitir tanto el apoyo social y la cooperación en el entorno escolar. Fundamentalmente, también permitió a los estudiantes con autismo proporcionar apoyo social a sus compañeros. Las diferencias cualitativas en el programa – en la que todos los estudiantes actuaron como tutores de uno al otro – fue clave para esto y se extiende argumentos en torno a la práctica inclusiva en las escuelas.

La definición de la educación inclusiva se ha ampliado en los últimos 20 años, por lo general se refiere a la presencia, la participación, la aceptación y el cumplimiento de todos los estudiantes en la escuela. En este contexto, se puede argumentar que muchas intervenciones o enfoques utilizados en la actualidad con los estudiantes con autismo, tales como grupos de habilidades sociales, no promueven la participación y la aceptación, sino que simplemente se centran en el desarrollo de habilidades sociales discretos que son vistas como obstáculos para su inclusión en la escuela. Con la inclusión de los estudiantes con autismo como mentores con sus compañeros de clase el investigador trata de abordar estas cuestiones.

La creación de un enfoque que era inclusivo y equitativo para todos los alumnos dirigidos a una mayor comprensión y aceptación entre los estudiantes con autismo y sus compañeros neurotípicos. Esto incluyó un reconocimiento de las diferencias entre los individuos, pero no se centró en los aspectos que a menudo se consideran como dificultades para los estudiantes con autismo. La cuestión de declarar un diagnóstico fue en gran medida una decisión individual, aunque en la mayoría de los casos, los estudiantes con autismo eligieron revelar esto a sus compañeros. Esto mostró un mayor nivel de confianza dentro del grupo que se reflejó en los comentarios de la entrevista.

Modificado de: Bradley, R. (2016), ‘Why single me out?’ Peer mentoring, autism and inclusion in mainstream secondary schools. British Journal of Special Education, 43: 272–288. doi:10.1111/1467-8578.12136

Foto: Government of Prince Edward Island Flickr via Compfight cc