servicio_logopedia_nin%cc%83os

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) y los que tienen un Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) tienen comprometidas ciertas habilidades de la comunicación. A pesar de que el retraso y la dificultad en el lenguaje no son características esenciales del TEA, son en muchos casos las primeras señales de alarma.

Las habilidades lingüísticas en TEA muestran una gran variación de un individuo a otro, que van desde el mutismo al habla con fluidez. Se mantienen, sin embargo, las deficiencias pragmáticas.

El TEL también es una condición que presenta una heterogeneidad considerable. Hay informes de que algunos niños con TEL no solo presentan deficiencias gramaticales, sino también dificultades pragmáticas.

Según el DSM-IV, TEL y TEA eran diagnósticos mutuamente excluyentes, ya que el TEL era un trastorno “específico” del desarrollo. Sin embargo, este no es el caso en el DSM-V. Surge entonces la pregunta ¿en qué medida puede haber una superposición entre estos trastornos?

Los estudios de la gramática en el autismo han arrojado resultados contradictorios. Los trabajos que exploran la capacidad gramatical con medidas de producción de lenguaje espontáneo han afirmado que los niños con TEA muestran competencia gramatical similar a la de compañeros de desarrollo típico. Otras investigaciones sugieren la presencia de déficits gramaticales específicos que no pueden atribuirse a las capacidades cognitivas generales. Esto es una reminiscencia de un trastorno específico del lenguaje, una condición en la que un niño no se desarrolla el idioma de forma típica en ausencia de otros déficits cognitivos. Los informes recientes de que el lenguaje y la cognición también pueden disociarse en autismo han llevado a varios autores a debatir la naturaleza y el grado de solapamiento entre TEA y TEL. Algunos afirman que ciertos subgrupos de niños con TEA presentan perfiles sintácticos similares a los asociados con los trastornos del lenguaje.

Algunos trabajos recientes sobre sintaxis en autismo han identificado déficits morfosintácticos que son independientes del razonamiento no verbal, y que están relacionados a la memoria de trabajo. Estas características también son una reminiscencia de TEL, lo que lleva a algunos investigadores a afirmar que existe una superposición en los perfiles sintácticos entre estas dos condiciones. En este estudio, los autores investigan la naturaleza del deterioro sintáctico en TEA, su paralelismo con TEL, y su potencial de disociación o la relación con otros aspectos de la cognición como la inteligencia no verbal, la memoria de trabajo, y la teoría de la mente.

Los autores se centraron en las habilidades gramaticales de los niños con TEA con dos objetivos principales en mente. En primer lugar, para determinar en qué medida un subgrupo de niños con TEA muestra deficiencias que se parecen a lo atestiguado para TEL, y en segundo lugar, para aumentar nuestra comprensión de cómo estas alteraciones pueden estar relacionadas con dificultades en otras áreas de la cognición tales como el razonamiento no verbal, la memoria de trabajo y la teoría de la mente.

Estos resultados son relevantes para el debate en torno a la existencia de un trastorno del lenguaje en TEA que se asemeja al TEL o se lo toma como comorbilidad, o más bien se asemejan a una deficiencia del lenguaje no específica resultante de la capacidad cognitiva general. Los resultados de este estudio sostienen que los niños tanto en los niños con TEL como en muchos niños con TEA, la competencia en el lenguaje parece estar afectada en el ámbito de la gramática y disociada de la capacidad de razonamiento no verbal.

Este estudio sugiere nuevas formas significativas para analizar la heterogeneidad presente en el autismo. Los resultados muestran que un subgrupo de niños con TEA tiene dificultades sintácticas similares a las de niños con TEL, mientras que otro subgrupo muestra las habilidades del lenguaje intactas, y que estas diferencias se relacionan con otras capacidades cognitivas como la memoria de trabajo y la teoría de la mente. En consecuencia, los niños en el espectro autista con habilidades gramaticales más pobres requieren tratamientos que no sólo se centren en la pragmática o la comunicación social, sino también en los aspectos formales de la lengua, como la sintaxis. Además, los vínculos entre la sintaxis y aspectos de la cognición, como la memoria de trabajo y la teoría de la mente merecen más atención en futuras investigaciones.

Modificado de:  Durrleman S, Delage H. 2016. Autism Spectrum Disorder and Specific Language Impairment: Overlaps in Syntactic Profiles. Language Acquisition 23 (4). DOI: 10.1080/10489223.2016.1179741