11083929_10206929177132263_2445612800068035276_n

La heterogeneidad encontrada entre los individuos con TEA también se refleja en la respuesta al tratamiento. Las intervenciones basadas en los principios y técnicas de análisis aplicado del comportamiento poseen una fuerte evidencia de la efectividad en el tratamiento de las personas con TEA Pero se han observado diferencias significativas en los resultados para diferentes niños. En la mayoría de los estudios sobre tratamientos de la conducta de los niños con TEA, algunos niños hacen progresos significativos, mientras que otros hacen un avance mínimo. Hay pocos datos sobre cuáles son las características del niño que están asociados con la respuesta al tratamiento. Los datos relativos a los perfiles individuales de los niños que pueden beneficiarse de determinados enfoques de tratamiento potencialmente podrían permitir a los médicos recomendar un determinado método ajustado al perfil de cada niño en particular antes.

La investigación relativa a las características individuales de los niños existentes asociados con diferencias en el resultado ha identificado resultados mixtos y a veces contradictorios. Puntuaciones de un CI de base más alto, niveles más altos de habilidades de adaptación y la capacidad de lenguaje se han asociado repetidamente con una mejor respuesta. Sin embargo, otros estudios no han encontrado esta asociación. Sin embargo, estas medidas pueden no proporcionar la información adecuada sobre las características del niño. Los estudios que examinaron variables infantiles más específicas han encontrado que una mejor atención conjunta, la imitación, el juego, las conductas de aproximación sociales, y las habilidades de comunicación no verbal en la primera infancia están asociados con mejores resultados después de la intervención. Los pocos estudios que incluyen variables demográficas no han encontrado diferencias significativas en los resultados asociados con el sexo o la etnia. Los niños más pequeños, sin embargo, muestran una mayor mejoría que los niños mayores en respuesta a la intervención.

Los resultados de este estudio indican que el aumento de los síntomas de ansiedad social, y el aumento de la edad se asocia con peor pronóstico tras un año académico de intervención. El hallazgo de que los niños con niveles más altos de síntomas de ansiedad social, tenían peores resultados es novedoso y garantiza un examen cuidadoso. La fobia social se caracteriza por un miedo intenso y persistente a situaciones sociales con personas desconocidas. Para cumplir con los criterios, los niños deben demostrar que pueden relacionarse socialmente de forma apropiada para su edad con personas familiarizadas, pero presentar ansiedad en las interacciones con sus compañeros, no sólo los adultos desconocidos. Se sabe que la ansiedad frecuentemente co-ocurre con TEA.

La literatura más reciente sugiere un reto en la identificación de la ansiedad social en los jóvenes con TEA debido a las dificultades sociales inherentes asociados con TEA. Es difícil determinar si la presencia de los síntomas asociados con la ansiedad social en los individuos con TEA son manifestaciones de ansiedad relacionados con situaciones sociales o la falta de motivación social, en gran parte debido a la ausencia de herramientas de evaluación que diferenciar adecuadamente entre ellos en los niños con TEA.

La investigación preliminar apoya la eficacia de la terapia cognitivo conductual en la reducción de los síntomas de ansiedad para las personas con autismo. Además, una reciente revisión del tratamiento de miedos y fobias en los niños con TEA encontró que algunos estudios han utilizado con éxito los componentes de la TCC como la exposición, el modelado y refuerzo para reducir las respuestas fóbicas en los jóvenes con TEA que tienen habilidades verbales y cognitivas más limitadas.

Si la dificultad reside en la motivación social, entonces las intervenciones deben aumentar las oportunidades para mejorar la interacción social y como elemento fundamental de la intervención del autismo, en lugar de dirección de la ansiedad en sí. Muchos paquetes integrales de tratamiento para niños con TEA abordan funciones académicas, el comportamiento y rutinas, pero la participación social debería ser un área más significativa en la intervención.

El hallazgo de que edades más tempranas se asociaron con diferencias en el resultado es consistente con investigaciones previas. Es ampliamente reconocido que la intervención temprana conduce a mejores resultados para los niños con autismo. Los resultados de este estudio apoyan este consenso, con una salvedad importante. Los niños en este estudio eran de la edad escolar. La ventana de desarrollo durante el cual las intervenciones son eficaces no se puede apagar cuando los niños llegan a la escuela, sino más bien cerrar gradualmente durante un período de tiempo más largo, lo que sugiere la posibilidad de aumentar las capacidades cognitivas (en lugar de sólo los comportamientos de adaptación) de los niños con TEA durante la escuela primaria.

Las investigaciones anteriores hallaron una asociación entre el comportamiento desafiante, capacidad de lenguaje, habilidades sociales, y la conducta adaptativa con diferencias en el resultado. Es posible que el uso de un modelo de intervención que está muy centrado en el lenguaje, el comportamiento y las habilidades sociales mejoran las diferencias en los resultados.

De acuerdo con investigaciones anteriores, la severidad inicial del autismo o un mayor número de síntomas de autismo no se asoció con diferencias en la respuesta al tratamiento. El descubrimiento de que los niveles iniciales de gravedad de autismo no se asocian con el resultado es prometedor, e indica que los niños con problemas más graves tienen las mismas probabilidades potenciales de beneficiarse de la intervención.

Modificado de: Pellecchia M, Connell J, Kerns CM, Xie M, Marcus SC, Mandell D. 2016. Child characteristics associated with outcome for children with autism in a school-based behavioral intervention. Autism  20(3): 321–329