her kiss
En los últimos años la prevalencia de TEA ha incrementado sustancialmente. Este aumento se ha atribuido a cambios en los criterios diagnósticos, cambios en la inspección o a las diferencias metodológicas entre estudios. No podemos, sin embargo, descartar la posibilidad de que la verdadera prevalencia de los TEA se haya incrementado en parte a factores ambientales o por otras razones aún no descubiertas. El aumento de eventos adversos en el período prenatal y neonatal entre las personas con TEA han sido consistentemente reportados. La interpretación de estos resultados ha sido obstaculizada por varios factores, incluyendo (A) la falta de una evaluación prospectiva de factores de riesgo en el útero validados por biomarcadores maternos, (b) un número de casos limitados cayeron dentro de la edad de riesgo de TEA, (c) datos sobre las medidas antropométricas o de desarrollo han sido recogidos en sólo uno o dos puntos en el tiempo, y con frecuencia después del diagnóstico de  TEA, (d) el uso de controles  históricos, que introduce un sesgo potencial, y (E) pequeños tamaños de muestra que resultan en una falta de poder estadístico para detectar asociaciones significativas.
El FIPS-A es un nuevo estudio diseñado para aprovechar el acceso a una muestra amplia y representativa de embarazos a partir de una cohorte nacional en forma prospectiva y archivar las muestras de suero prenatal.  Los registros de Finlandia suministran datos completos sobre el embarazo y complicaciones en el parto, así como los diagnósticos de pacientes internados y ambulatorios, lo que permite una mayor determinación de los casos que en otros estudios. Los sueros archivados se analizan en busca de biomarcadores de factores potenciales de riesgo, y la gran cantidad de datos sobre el embarazo y complicaciones en el parto permite la investigación de las relaciones entre los eventos prenatales y neonatales en la patogénesis de este trastorno. Los datos disponibles en las clínicas de salud infantil permiten caracterizar la trayectoria de crecimiento, incluyendo la circunferencia de la cabeza, en relación con el riesgo de autismo y de los acontecimientos perinatales.
El diseño FIPS-A ofrece la posibilidad de prevención, la identificación temprana y facilita la investigación de los mecanismos patogénicos por los cuales las exposiciones prenatales y otras dentro primeros años de vida pueden alterar el desarrollo cerebral del feto y conducir a trastornos del espectro autista. Se examinó la relación entre el desarrollo de varios factores desde  la 10 semana de embarazo hasta los 7 años de edad y el diagnóstico de TEA. El diseño ofrece el potencial para investigar varios factores de riesgo conocidos como relevantes para el autismo, así como nuevas factores de riesgo basado en el análisis de biomarcadores en suero. Estos incluyen, por ejemplo, el peso al nacer, pequeño para la edad gestacional, la edad de los padres, la circunferencia de la cabeza en la infancia, otro embarazo y otras complicaciones neonatales, y los marcadores biológicos de infecciones, activación inmune, anomalías hormonales, y exposición a sustancias tóxicas. El tamaño de la muestra mejora la precisión y la potencia estadística para estimar la relación entre los antecedentes prenatales, perinatales e infantiles y el riesgo de TEA.
Algunas de las limitaciones del diseño deben ser mencionadas. No hay un control directo sobre los casos de TEA. Por lo tanto, es probable que existan algunos errores de clasificación. Mientras que la validación de los diagnósticos de autismo infantil se ha hecho, estudios de validación para otros TEA aún no han sido llevados a cabo. Además, no ha habido ninguna validación cruzada de estos diagnósticos de autismo a cualquier localidad georgráfica. Con respecto a las limitaciones de los datos serológicos, hay que señalar que el suero materno solo está disponible en un punto (primer trimestre) durante el el embarazo. Por otra parte, recientemente se ha sugerido que el embarazo temprano, incluido el período de embriogénesis puede representar un ventana de tiempo crítica de la gestación en la etiopatogenia del autismo.
El diseño FIPS-A ofrece la posibilidad de un avance considerable con respecto a investigaciones anteriores para desarrollar una comprensión más completa del papel de los determinantes de la vida temprana de los TEA. Las características únicas del diseño incluyen el uso de biomarcadores maternos para proveer medidas directas de las exposiciones prenatales  a ser investigadas como factores de riesgo de TEA, y datos longitudinales sobre el desarrollo infantil. Este estudio ofrece la posibilidad de una mejora significativa en la investigación específica de las exposiciones en vida prenatal temprana y otras que son modificables por las medidas de salud pública. Si los factores de riesgo modificables se muestran relacionados con TEA, la identificación de las etiologías tiene el potencial para reducir el riesgo de este trastorno. El FIPS-A también tiene posibilidad de elaborar desviaciones en la trayectoria de desarrollo que son anteriores a la aparición de la TEA, y relacionar estas medidas a factores prenatales y neonatales, que podrían resultar en una mejor comprensión de sus mecanismos patogénicos.
Lampi K. M., Banerjee P. N., Gissler M., Hinkka-Yli-Saloma¨ki S., Huttunen J., Kulmala U., Lindroos J., Niemela, S., Rihko M., Ristkari R., Saanakorpi K., Sarlin T., Sillanma¨ki L., W. McKeague I., Surcel H-M.,   Helenius H., Brown A. S., Sourander A. 2011. Finnish Prenatal Study of Autism and Autism Spectrum Disorders (FIPS-A): Overview and Design. J Autism Dev Disord 41:1090–1096