Traducción al español realizada por Biblioteca Brincar – Fundación Brincar x un autismo feliz, Buenos Aires-Argentina (www.brincar.org.ar) con autorización de The Hanen Center
Why Interaction Must Come Before Language by Elaine Weitzman; Executive Director, The Hanen Centre
http://www.hanen.org/Helpful-Info/Articles/Why-Interaction-Must-Come-Before-Language.aspx
Los padres esperan escuchar a sus hijos usar palabras y armar oraciones. ¿Pero sabías que el camino hacia una comunicación exitosa comienza mucho antes de que los niños empiecen a usar palabras? De hecho, hay una larga lista de cosas que un niño debe aprender acerca de la comunicación antes de que pueda comenzar a comunicarse con las palabras. Y estas habilidades “pre-lingüísticas” tan importantes, se aprenden mejor en un contexto dentro de las divertidas interacciones que el niño tiene con los adultos de su vida.

Por eso, cuando un niño tiene un retraso en el lenguaje, el terapeuta del habla evalúa tanto la capacidad del niño para interactuar con los demás como su capacidad para expresarse y entender lo que se le dice. El terapeuta suele ayudar a los padres con las habilidades de interacción del niño antes de pasar a las habilidades del lenguaje.

¿Qué es la interacción y por qué es tan importante? Desde el nacimiento, los niños se comunican utilizando sonidos, acciones, miradas y expresiones faciales. No se dan cuenta de que estos sonidos y acciones tienen algún significado hasta que sus cuidadores siempre responden a ellos. De esta manera, los niños aprenden gradualmente que los mensajes que envían sin palabras tienen un efecto sobre otras personas, y empiezan a enviar estos mensajes intencionalmente. Cada vez que un adulto responde al mensaje de un niño, verbalmente o no verbalmente, y el niño responde de nuevo, se ha iniciado una interacción. Y es dentro de estas primeras interacciones de ida y vuelta que se construye la base para todas las conversaciones futuras de un niño.

¿Qué aprenden los niños durante estas interacciones tempranas? Cuando los niños tienen interacciones divertidas con un adulto, aprenden una serie de habilidades que les ayudan a convertirse en buenos compañeros de conversación. Ellos realmente aprenden las reglas básicas de la conversación, y todo esto sucede mucho antes de que digan su primera palabra. Ellos aprenden a:

  • Iniciar interacciones con otra persona
  • responder cuando otra persona se dirige a ellos
  • tomar una vuelta en el momento apropiado
  • dar a la otra persona la oportunidad de tomar una vuelta
  • prestar atención al hablante
  • enviar mensajes claros
  • continuar la conversación tomando turnos adicionales sobre el tema
  • aclarar malentendidos repitiendo lo que se comunicaba o comunicaba de una manera diferente
  • atenerse al tema
  • iniciar un nuevo tema, cuando sea apropiado

Dado que los niños aprenden el lenguaje durante las conversaciones en situaciones cotidianas y actividades, tiene sentido que cuanto mejor sea la capacidad del niño para participar en las interacciones con los adultos que cuidan, más oportunidades tendrá para comunicarse y aprender el idioma.

Consejos para fomentar la interacción

Aquí están algunas cosas que usted puede hacer para construir la interacción de su niño habilidades:

  1. Asegúrese de que la interacción sea divertida e interesante para su hijo

Un fregadero lleno de agua jabonosa o una puerta de armario roto puede servir para realizar una interacción divertida que va y viene unas cuantas veces si su hijo muestra interés en ella. Obsérvelo cuidadosamente. ¿Qué está mirando? ¿Con qué está jugando? ¿Qué actividades o rutinas le gusta más? ¿Qué está tratando de decirte? No importa qué se comunique, lo que importa es que su hijo esté interesado y comprometido.

  1. Responda con entusiasmo cuando su hijo se comunica con usted

Las investigaciones muestran que cuando un adulto responde con prontitud y entusiasmo al mensaje del niño, diciendo algo relacionado con lo que el niño ha comunicado, esto estimula el desarrollo del lenguaje del niño. He aquí un ejemplo:

  • Jacob, de 2 años y medio, que tiene un retraso en el lenguaje y usa unas 10 palabras, intenta abrir un armario bajo en la cocina, pero no puede porque su mango se ha desprendido.
  • Se comunica mirando a papá, señalando el armario, diciendo “¡Duh!”.
  • Papá se dirige inmediatamente hacia la puerta, señala el mango roto y dice: “La puerta está rota. ¿Ves? No podemos abrir la puerta.” Y trata de abrir la puerta.

De esta manera, papá valida y alienta los intentos de Jacob por comunicarse al hacerle saber que escuchó el mensaje de Jacob y que está interesado en él.

  1. Mantenga la conversación cuando su hijo responda de nuevo

Cuanto más larga es la interacción, más oportunidades tiene un niño para practicar la comunicación y aprender de lo que dice el adulto. Por ejemplo:

  • Después de que papá responde sobre el mango roto de la puerta, Jacob levanta las manos, dándole a papá una mirada interrogativa, como si dijera: “¿Qué pasó?”
  • Papá dice: “¡El mango salió! ¡Se ha ido! ” Y gesticula” ido “.
  • Jacob responde apuntando de nuevo al mango, imitando el gesto “ido” y diciendo: “Ga!” Por “ido”.
  • Papá responde: “Sí. El mango se ha ido. Tengo que arreglar la puerta.”

Si echa un vistazo a la lista de reglas de conversación que un niño necesita aprender, verá cuántas de estas habilidades Jacob fue capaz de practicar durante esta simple conversación de seis turnos con papá. Y todo porque papá respondió con entusiasmo a algo que su hijo estaba interesado, e hizo un esfuerzo para mantener la interacción.