Se estima que la prevalencia del consumo de medicamentos psicotrópicos en TEA llega a 64% siendo el más común la risperidona (10,3%).  Los autores de este trabajo investigan la asociación entre la severidad de síntomas iniciales y la eficacia de la risperidona sobre el placebo en el tratamiento de los TEA.

Se encuentran diferencias entre las personas con un trastorno de espectro autista que recibieron un placebo y quienes tomaron risperidona para tratar la irritabilidad. Los resultados muestran que la reducción de síntomas aumentó  al aumentar la severidad del comportamiento a tratar. Este efecto inicial de gravedad de los síntomas no se ha encontrado para el comportamiento estereotipado, hiperactividad o el habla inapropiada. Sin embargo, los niveles de irritabilidad moderados a graves se asociaron con reducciones significativas de los síntomas en las escalas de conductas aberrantes (ABC) hechas a padres.

Clínicamente, puede haber más de un equilibrio entre beneficios y riesgos: los pacientes moderadamente irritables / letárgicos se benefician en términos de eficacia, pero aún así pueden experimentar los efectos secundarios de la risperidona. Por lo tanto, los médicos pueden esperar un equilibrio razonable entre beneficio  y riesgos del tratamiento con risperidona a tales niveles de irritabilidad inicial / letargo.

Una explicación de la interacción observada entre la gravedad inicial y el cambio es la “ley del valor inicial”. Se dice que “mientras mayor sea el valor inicial, mayor es la respuesta del organismo”. Esto explica por qué los padres observaron una mayor reducción de los síntomas entre los pacientes más irritables. Si hay pocos síntomas al inicio del estudio, hay menos margen para mejorar.

Este estudio presenta varias limitaciones. En primer lugar, el tamaño actual muestra del estudio es pequeño y un tamaño de muestra más grande probablemente proporcionaría estimaciones superiores. En segundo lugar, este estudio examina el placebo frente a la risperidona, por lo tanto, los resultados deben ser replicados con otros agentes en el tratamiento de los TEA. En tercer lugar, el programa de evaluación que se utilizó también tenía sus carencias.

Las implicaciones clínicas de estos hallazgos sugieren que los padres pueden esperar ver mejoras si el nivel inicial de irritabilidad es moderado a grave. Esto no es necesariamente el caso de los médicos. En la realización de ensayos controlados con placebo en el autismo, nuestros resultados sugieren que los juicios serían más propensos a detectar señales mediante el examen de padres y calificaciones de los niños con severidad inicial superior a 30 en la subescala de la ABC. Se necesita más investigación para reticular validar esta línea de base de los síntomas-umbral para el tratamiento del autismo, para identificar los mecanismos implicados y para informar a la práctica clínica.

Modificado de:  Levine SZ, Kodesh A, Goldber Y, Reichenberg A, Furukawa TA, Kolevzon A, Leucht S (2016) Initial severity and efficacy of risperidone in autism: Results from the RUPP trial. European Psychiatry 32: 16-20. doi:10.1016/j.eurpsy.2015.11.004
Foto:  Destinys Agent via Compfight cc

  • Con este artículo NO estamos recomendando el uso de risperidona ni emitiendo un juicio de valor al respecto. Es solo un resumen de un artículo publicado en una revista científica.