Cortarle las uñas a un niño con autismo puede ser difícil. Ellos pueden percibir una sensación extraña. A veces nos les gusta que otros estén muy cerca y los toquen; quedarse quietos también requiere de un esfuerzo. Pueden no saber que las uñas vuelven a crecer y vivir esto como una agresión.

Compartimos entonces, algunas ideas con ustedes:

  • Una buena idea es tratar de cortar las uñas después de un baño: ¡Los chicos están más relajados y las uñas más blanditas! Cortar las uñas dormidos debería ser el  último recurso
  • Establecer una rutina y marcarla en la agenda visual, de esta manera sabrá cuándo está programado el corte de uñas y no lo toma por sorpresa. Por ejemplo, los domingos después del baño
  • Si tienen ayuda de otra persona, no duden en pedirla.
  • Anticipar con una historia social o una foto puede servir. Otra opción es mostrarles cuando ustedes se cortan las uñas, así ven que no pasa nada.
  • Feliciten a sus niños a medida que van logrando aproximarse al corte de uñas. Puede ser que el primer paso sea que permita que le agarren las manos y nada más. Pero eso ya merece una felicitación. Capaz lleve varios intentos, pero a la larga, podremos cortarles las uñas.

Algunos consejos generales sobre la higiene:

  • Los apoyos visuales, ya sea en forma de secuencias, historias sociales o fotos, siempre son un aliado
  • Hacer las tareas de higiene parte de la rutina de cada día
  • Incluir interés obsesivo del niño como parte de la rutina.
  • Deje que el niño escoja el jabón, pasta de dientes, champú, etc.
  • Obtener el apoyo de un terapeuta ocupacional si es necesario.
  • FELICITE AL NIÑO POR SU BUEN COMPORTAMIENTO!!!
  • Tenga paciencia

Historia Social y Secuencia:

Autor Pictogramas: Sergio Palao Procedencia: ARASAAC Licencia: CC (BY-NC-SA) Autor: Desafiando al Autismo